Nuestro camino interior hacia la paz y la no-violencia

Día Mundial del Síndrome de Down

¿Te imaginas como sería el mundo si todas las ciudades vivieran en paz, los ciudadanos eligieran perdonar, ser felices y vivir en gratitud? ¿Crees que sería posible?

Quizás pienses que esto solo puede estar en la imaginación de un niño, sin embargo, es algo que verdaderamente todos anhelamos. Al final, todos queremos ser felices.

Este 30 de enero se celebra a nivel mundial el Día Escolar de la No Violencia y la Paz y al recordar esta fecha, se viene a mi mente lo importante que es apoyar positivamente a nuestros niños en su imaginación y creencias, y dejar que crean en ellos mismos, para que puedan así construir un mundo mejor para todos.

En esta fecha, es importante ser conscientes de la necesidad de la educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos Humanos, la no violencia y la paz. Asimismo, hacer énfasis en el compromiso de los centros educativos como defensores de la paz.

Pero, no solo es un trabajo de maestros y educadores, también es un compromiso de la sociedad, la familia y de nosotros mismos. Todos debemos entender que si queremos lograr la Paz mundial en un mundo donde existe el odio y la violencia, primero debemos encontrar la paz interior, esta es la paz que se reflejará en nuestros niños, jóvenes, en nuestra sociedad y luego en las naciones.

Pero te preguntarás, ¿cómo hago para encontrar esa paz interior?

Pues, el Ho’oponopono este arte ancestral hawaiano de resolución de problemas, nos ayuda a conseguir esa paz, limpiando la programación negativa de nuestro pasado. Tengamos en cuenta, que los conflictos y las guerras se terminan cuando nos liberamos de nuestras creencias, opiniones y juicios, y cuando empezamos a aceptarnos a nosotros, para poder aceptar a otros.

Compartamos con nuestros niños los conceptos de vida que nos da el Ho’oponopono, y seamos el ejemplo tomando responsabilidad por nuestros pensamientos y acciones, perdonando, soltando el pasado, agradeciendo lo que tenemos en vez de concentrarnos en lo que creemos que nos falta. Practiquemos “La Paz comienza conmigo”, así los estaremos ayudando a comprometerse con la paz interior y creando un camino hacia la aceptación y la paz del mundo.

Una de las cosas mas importante es que comencemos a celebrar la diversidad en vez de matarnos por ella. Estamos experimentado tanta intolerancia y violencia en nuestras familias, escuelas, en nuestra sociedad en general. No podemos seguir viviendo en la ignorancia y la confusión, por eso es imperativo revisitar verdades ancestrales que compartimos, y que hemos olvidado. Ahora hay estudios de ADN que confirman que no somos pura raza y que somos todos familia. Esta información es importante que la compartamos con nuestros hijos y en nuestra comunidad, sobre todo en estos tiempos que estamos viviendo, para poder traer más paz a nuestras familias y el mundo.

Una educación inspirada en el amor, la libertad, la responsabilidad y la paz, permitirá que nuestros niños y jóvenes se desarrollen como ciudadanos globales críticos y comprometidos con sus derechos y los de otras personas. Ciudadanos que creen que el mundo verdaderamente puede ser un lugar mucho más feliz y tranquilo para vivir.

“Paz Interior ES Paz Mundial”

Con, Amor

This entry was posted in Articulos de Paz. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.